Conllevancia



Visita curiosona a La Plana Novella, en el centro del Massís del Garraf. Paisaje adusto, más griego que Alejandro sin Ga-ga.
Pinceladas de (a) lo que apunta. Un oasis de segundo decenio del XX1. A huevo de BCN, oliendo a mar y montaña como segundo plato de carta. Tierra de malvasía y de noches estrelladas con destellos de aviones de bajada.
Conllevancia. De religiones.
Cola para ver la propuesta budista en el Garraf. Amatistas y piedras pulidas a 8 euros con donaciones para el tibet. Suena Torroja en la memoria.
Conllevancia en la colonia agrícola con leyendas regias de noches alocadas, rogias con letras cambiadas.
Conllevancia. Lo que hay.
Convivir con lo que se vive, sin aspirar a cambiarlo, conociendo y coincidiendo que es un punto de vista con sus dioptrías, con sus cataratas y saltos.
Conocer las reglas para arreglarlas. Convenir en convivir.Torre de deu con restricciones y manias.
A veces es lo máximo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s